12/12/16

No tengo palabras.

¿Por qué no tengo palabras  para ordenar, demostrar y explicar lo que me producen
las cosas que provienen de vos?
Pero en cambio tengo unos modos increíblemente prácticos y explícitos, como tomarte
de la mano, besarte al despertar, arreglarte el cuello de la camisa, ofrecerte un café,
tocarte al pasar por tu lado, acurrucarme en tu pecho  sin importar si hace frío o calor,
poner tu cabeza en mi falda mientras leemos cualquier cosa que tengamos por ahí, ver
una película y no dejar que sepamos el fin, sonreírte al mirarte después de no verte por
un rato, pedirte que me dejes leer lo que escribes para ti. 
Y tengo otros modos más increíbles que afirmarán eso que ya te dije, como tomarte de la
mano y llevarte con urgencia a desarmar la cama hasta terminar jadeando por el esfuerzo
realizado, o pedirte junto con el café de la mañana que repitamos el despertar tan efusivo
de esa mañana, y volver a pedírtelo con mensajes y emoticones lo que deseo al tenerte
frente a mí, llamarte solo para preguntar a que hora llegas porque mi cuerpo solo y por su
cuenta ya te espera destilando deseo por ti.
¿Cómo encuentro las palabras que te digan que todo eso provocas con solo mirarte, con
tres palabras, con tu sonrisa, con solo existir?


5 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----