10/9/16

Caminos

Camino de puntillas bordeando los caminos que se extienden ante mí,
son algunos conocidos y otros que aparecen invitándome a descubrir
el mundo que desde ellos se puede vivir.

No me alejo demasiado, solo me arriesgo por los que van paralelos al
que siempre seguí aunque a medida que cumplo años la curiosidad por
sacar los pies del camino seguro y conocer la vida desde otro asfalto,
algún otro camino de tierra u empedrado es algo que me hace sonreír.

Es volver a ser niño y no decidir por lo que hay al final del recorrido
sino por el puro placer de caminar y descubrir.

No importa si llueve y todo se convierte en un lodazal,
si hace calor y el asfalto quema desdibujando la cinta
perfectamente recta que se va diluyendo en un horizonte incierto,
o si corre viento y la arena vuela cegando el paisaje que te rodea,
o si la niebla te moja mientras intentas quitarte las nubes
de los ojos concentrado en no tropezar mientras llegas a ese lugar
sin dirección, o si la nieve te engulle al dar pasos pequeños
sin avanzar demasiado preguntándote por qué motivo te dejaste
seducir y ahora te mueres frío,
pero tienes la esperanza de que en una curva habrá alguien
que te acogerá con calidez y olvidarás lo sufrido.

Camino de puntillas, a veces con decisión otras con miedo,
me cruzo y mi sangre late con fuerza, me enamoro de su belleza,
de sus rincones que me dejan con la boca abierta
y me prometo seguir incursionando siempre que pueda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----