17/1/16

Hay días

Hay días en que arrancarse el corazón sería un síntoma de cordura.
Hay días en que refugiarse en los laberintos de la locura 
te da un respiro de la desolación.
Hay días en que inventar un mundo  totalmente defectuoso 
te da el consuelo de no tener el perfecto que anhelas.
Hay días en que ser y simular ser una piedra te da 
la fortaleza de seguir soportando magullón tras magullón.
Hay días en que sonreír con todos los dientes, 
te da las ganas de reír con la mirada que se empeña 
en mantenerse apagada.
Hay días y hay noches que se pasan encerrado en un hueco 
pequeño que te mantiene cálido solo con tus recuerdos.

Hay noches donde la obscuridad es una continuación de los 

miedos que te atrapan y esperas la mañana con los ojos 
fijos en la farola de la calle esperando al sol que te 
rescate de las sombras que  en tu lado de la cama 
se instalan.
Hay noches donde los sueños me salvan, en ellos te espero 
y llegas, te acaricio y me amas, te cuento mil historias 
y tu me hablas de tus batallas.
Hay noches y días que son milagrosas para el alma y otras 
donde organizar un funeral es todo lo que se me ocurre, 
no hay quien la reviva y agoniza aliviada de que el dolor acabe.

Hay momentos pequeños, esos que espero sin ilusión , sin ganas, 

pues si pasan son lo más hermoso, me dejan sin palabras 
y puedo sentir como me acarician y hasta le hacen el amor 
a mi alma.
Hay momentos en que arrancarse el corazón sería el síntoma 
de cordura más aplaudido y felicitado por todos los demás 
afectados por la sinrazón de un músculo que se cree prioritario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----