30/11/15

Mujer gris

                      TERRITORIO DE ESCRITORES RETO Nº 40 : ¡ NO TE QUIERE!




Siempre amable , la sonrisa reluciente, mas de una dice envidiarme por tener un hombre de verdad , que me cuida, mima, se da cuenta que ropa luzco y me acompaña a comprarla, que me protege al preocuparse por saber donde estaré y se toma el tiempo de ir a buscarme a donde sea. Es culto, jamás se le ha escuchado gritar ni perder los estribos, posee la cualidad de escuchar sin alterarse, de soportar presiones sin parpadear . 
Es tan caballeroso que no deja que su esposa conteste las preguntas indiscretas y sale en su ayuda salvándola de metidas de pata. Y qué decir de sus hijos, perfectos en todo parecen salidos de una serie de televisión , ninguno es travieso, ni maleducado, ni mal estudiante, ayudan en obras de caridad, siempre con su padre al lado dando el ejemplo. 
Soy una mujer gris, mi marido intenta que sea mejor pero no soy buena materia para moldear, mis palabras son medidas, mis vestidos de mangas largas y discretos, elegidos por él para que no sea una coqueta, dedico mi tiempo a tener en orden la casa, cuidar los niños, respetar horarios, no perder el tiempo con amigas ni vecinas, mucho menos en juntas escolares. Tengo maquillaje y analgésicos , visito de vez en cuando urgencias pues soy muy patosa, por eso no salgo de casa sola. Tengo tan mal hablar que nadie me visita para no poner en evidencia mi poca cultura y mala cabeza. 
Las noches son difíciles, sé que me ama pero si digo una palabra demás o encuentra algo mal hecho se enfada y muchas veces me encuentra la mañana tendida en el suelo, pero al despertarse, me levanta , me pide perdón y me ama con toda la dulzura posible por mi cuerpo maltrecho, y todo el miedo se transforma en ternura y comprensión al ver que se arrepiente de esa forma tan desgarradora. 
Hoy hay mucha gente en casa, soy el motivo de tanto trajín. 
No pude resistir la última paliza, pero no tenía fuerzas para suplicarle perdón por no saber cocinar mejor.    

28/11/15

Método de olvido

Estoy ensayando métodos para hacer desaparecer sentimientos , algo extremadamente difícil a juzgar por las avalanchas de corazones partidos, parchados y hasta en desuso que suelo cruzarme por ahí.
 El primer método que como un rayo ha irrumpido en mi cerebro - y  por lo raro creo que mi cerebro ha quedado dañado - sería conseguir un frasco muy pequeño, un frasco virtual, algo intangible pero real, creo que hoy en día en la red en la que todo se encuentra se puede comprar , la duda es su precio, si nadie se dio cuenta que existe será asequible  pero si ya se conoce la pregunta es: ¿me lo podré permitir?
Se toma el objeto -es un decir- se le llena de la esperanza, las esperas, las ganas, el amor, los sueños, los recuerdos , las caricias, los desprecios, los días perfectos, las noches sublimes , los menosprecios, las faltas de respeto, la soledad en compañía, la lejanía en un mismo cuarto, los reproches , los halagos, la pasión y cuanto lágrima y sonrisa provenga de ellos, se van metiendo uno a uno en el frasco, haciendo presión hasta lograr meter todo aquello que se desea dejar archivado, guardado y enterrado, se revisa por las dudas de que  algo se haya olvidado, no sería bueno dejar que se escaparan en el frenesí de la limpieza un te necesito, un te quiero, una mirada divertida o una sonrisa traviesa. 
 Luego se tapa con la indiferencia, con dolor o  resignación, lo que se tenga a mano y sea de mayor peso. 
Debes tener cuidado, que no te asalten en tus horas tranquilas y felices los remordimientos porque ellos lucharán por sobrevivir a la asfixia o al aplastamiento 
al que los has sometido, hasta puede que sientas que has cometido un asesinato masivo y la culpa, esa buchona , haga que  creas que una llamada o contemplar una foto no implica ningún peligro. 
¿Será posible llevarlo a cabo? 
Por las dudas mi cabeza, en ese pequeño reducto que aún no fue tomado por la inconsciencia del amor, se sigue trabajando por la tranquilidad del ciudadano ( perdón, pero es que tanto escuchar a los políticos acarrea estos errores).

Por cierto, aún no se me ocurre el segundo método que será tan plausible como este de ser ejecutado.

25/11/15

Oasis

Quisiera verte la cara cada día, besar tus labios 
y acomodarte el cuello de la camisa que llevaras.
Quisiera recibir cada día en casa al hombre maltrecho 
que vuelve de la calle y verlo renacer en otro hombre 
que disfruta del placer de llegar a casa 
y que como en un oasis encuentra el agua 
que le da vida y refresca el alma.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----