16/2/15

Alguien especial.

Hoy he visto lo mucho que han crecido mis hijos, lo independientes y buenas personas que son.La cantidad de amigos y el esfuerzo que ponen en todo lo que se les propone, en como les gusta la música como a vos.
Se pelean como lo hacíamos nosotros, no les ha tocado tener tres hermanas pequeñas que cuidar, pero ellos se cuidan y son generosos entre ellos, no imaginas como disfruto cuando se prestan la ropa o cuando la sacan sin permiso y enojados y refunfuñando juran que nunca más nadie tocará su ropa o las consecuencias serán muy malas para el atrevido.
A mi me encantaba sacar la tuya, usar tus chaquetas, tus jerseys, sacarte el libro que estabas leyendo y cuando llegabas y lo buscabas, ya no preguntabas , solo ibas derechito a mí y me lo pedías con esa sonrisa tan dulce, con tu paciencia infinita.
Siempre te seguía, nunca jugué con muñecas, yo iba al fútbol con vos, subía a los árboles, corría en bicicleta, entraba al cementerio a buscar tumbas antiguas, jugaba a las cartas y me escondía arriba de nuestra casa adonde solo tu y yo subíamos, sacábamos cangrejos del arroyo y bajábamos manzanas de los árboles para todo el que quería.Me ayudabas a destripar las radios y las bicis y volverlas a ensamblar.Jugábamos al billar, nadie te ganaba, pero yo estaba un escalón debajo de vos.
Veníamos del colegio cantando la marcha peronista que nuestro vecino difundía por un megáfono colocado en el frente de su camioneta.
Jugábamos a las pulseadas y nunca me defraudabas.
Cuando crecimos yo era la mascota de tu grupo, si iba a un baile tenía quince hermanos mayores que no dejaban que nadie se acercara a mí.
Cuando te fuiste no sabía que hacer , me fui de casa, papá lloraba desconsolado, mamá con su vientre de 8 meses no se atrevía a salir de la cama por miedo que a nuestro hermanito 19 años menor que tú, le pasara algo.
Ese día y muchos años más, lloramos todos, nuestros abuelos y tíos, primos , amigos, vecinos.
Llegaron tus compañeros y profesores montados en dos autos,eran como treinta, los multaron por ser demasiados. 
Vinieron de todo el país a tu velorio, vimos gente que no conocíamos que tu ayudabas,nunca supimos en que momento, porque tu horario era muy apretado, hasta novia tenías, el día que moriste festejaron el año y medio de novios con torta, globos y gorros de cumpleaños.Leías Expreso de media noche y como siempre me lo pediste a mí.
Luego nos enteramos por tu médico que sabías desde hacía cuatro meses que morirías, que los tumores crecieron y tú nada dijiste.
Te limitaste a quejarte del dolor de cabeza,pedir aspirinas , ir al colegio y hacer vida normal.
Yo repetía en mi cabeza, como si una película fuese, la última vez que nos peleamos porque no quise plancharte una camisa.Supe lo que duele la culpa de no hacer algo tan sencillo para alguien que con todo su amor nos regalaba unos meses de su vida, con las peleas, con su dulzura, con su inagotable paciencia,la nobleza que brotaba de vos, siendo el mejor hijo y el mejor amigo y un ser humano ejemplar.
Hoy al ver a mis hijos he visto ese reflejo en ellos, ese que tú tenías y me he sentido orgullosa de que tengan algo de su tío mayor.
Y lloro , siempre lloro cuando te recuerdo, eras mi guía, el que me calmaba y me decía que yo podía , no importaba que fuera, sabías que podía.
Me quedé muy sola sin vos.
Me enseñaste a ser feliz con lo que la vida te da y lo intento siempre , tu eres quien me enseñó que mientras viva debo amar y ser feliz.


12 comentarios:

  1. Precioso, muy tierno. Tengo un nudo difícil de desatar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que transmitiera todo lo que siento y sentiré por mi hermano. Muchos abrazos, María.

      Eliminar
  2. Un texto tan íntimo, sobre alguien tan especial para tí, que de manera tan hermosa y conmovedora has compartido con nosotros, te acompaño en el sentimiento Amelia y te doy las gracias por hacerme participe de él. Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vos por tan bonitas palabras. Un abrazo para vos.

      Eliminar
  3. Precioso relato... no tengo más palabras, me conmoviste!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bueno! me alegra que lo sintieras. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Amelia, una historia conmovedora, llega al corazón, debes estar orgullosa de tu hermano y él de ti.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Alejandra, era un ejemplo a pesar de su corta edad. Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Qué preciosos y sentidos recuerdos, Amelia. Son el mejor homenaje que nadie podría desear.

    No tuviste todo el tiempo que hubiera sido natural para disfrutar de él, pero en el corazón no existen los plazos, verdad?

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo maravilloso de la vida, que los recuerdos viven mientras vivamos. Un abrazo Julia.

      Eliminar
  6. La vida nos da y nos quita, pero siempre nos llena de experiencias y los mejores recuerdos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la belleza de vivir y disfrutar de lo que nos toca en cada momento y luego disfrutar de los recuerdos. Abrazos Patricia Duboy

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----