15/9/14

Te robo una frase 3º edición

Una vieja lucha

Esta es la historia de una vieja lucha, se remonta a tiempos inmemoriales, por lo cual se ha pasado el testigo de generación en generación.Este desencuentro comenzó porque era y es imposible convivir sin sentir que uno invade el lugar y la tranquilidad del otro.
 A lo largo de tantos años se han utilizado los métodos de lucha de lo mas variados que se puedan imaginar, todo tipo de armas , camuflajes para sorprender al enemigo en sus horas bajas, incluso la incorporación de armas químicas en el último siglo. Antes de existir éstas se usaba el poder de las plantas, de animales y cuanta cosa pudiera darles la victoria en tan desigual batalla.
La lucha psicológica es la peor de sobrellevar, ellos se muestran , se hacen notar y nosotros nos ponemos tensos, con todos los sentidos atentos esperando el ataque casi siempre a traición.La mayoría de las veces corre la sangre, no sin antes terminar agotados por no poder dormir y descansar por esta lucha de desgaste emocional.Debemos decir que hay épocas donde es mas encarnizada, casi todos llevan cicatrices que demuestran a simple vista lo que aquí pasa , pasó y pasará.
Yo particularmente en un momento determinado , cuando se sienten  que danzan a mi alrededor esperando; sibilinamente esperando ,  les he odiado, les he detestado desde lo más profundo de mi corazón.
Para colmo han salido defensores que aseguran que debemos dejarles vivir y campar a sus anchas por nuestras vidas , por nuestras casas. 
La verdad que las razones que esgrimen , como el derecho a la vida, a la comida y a una casa , son buenas y casi, casi , casi me convencen de enterrar el hacha de guerra después de tantos años.
Pero solo fue casi, no puedo ser indulgente con quien nos chupa la sangre , con quien se aprovecha de la gente y solo sabe atacar a traición , con alevosía y premeditación.
Pude decidir si luchar o no cuando leí en un libro una frase que me venía como anillo al dedo para esta situación y será mi mantra para justificar mi lucha eterna contra ellos.
La frase decía:  Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando.
Y que quieren que les diga, pasan los años y mi encono y odio se refuerzan cada vez que escucho , veo o me doy de cachetadas por un maldito mosquito.





La frase a usar es :
 Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando—Julia Navarro —Dispara, yo ya estoy muerto.

19 comentarios:

  1. Los mosquitos, esos pequeños grandes enemigos! jajajajaja
    Muy grande, Amelia, un final/enemigo totalmente inesperado.
    Qué más puedo decir, me ha encantado.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo Amelia, yo también los odio a muerte. Ja,ja,ja,ja,ja,ja (la lástima es que no hay manera digna de acabar con ellos). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,lo mejor es que podemos decir , los odio y nadie te mira mal, jajaja. Saludos

      Eliminar
  3. Jajaja me ha encantado el relato, no me esperaba eso. Yo también acabo con los mosquitos, lo más triste es cuando acabas con él, lo ves lleno de sangre, y sabes que ha sido en vano, que ya te había picado D:
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O cuando has acabado con uno o dos y te das cuenta que no estaban solos.Un abrazo.

      Eliminar
  4. Vaaaale! Lo conseguiste!!! No me podía imaginar que hablabas de ellos, los odiosos y terribles mosquitos!! Gracias por el texto, por participar en el juego.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos y dejarme ver que lo disfrutaste.Besos.

      Eliminar
  5. jajajajaja ganial! Si, mátalos a todos yo estoy contigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exterminio total y descanso total. jaja. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Esta noche uno entró en mi habitación y me acribilló. No hay nada peor que esas noches en las que escuchas su zumbido comiéndote la oreja. Interesante y original relato, pero esa foto, es digna de Frank Spoiler...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡SANDRA! ¿Me estás llamando, moscardón chupasangre acaso...? ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja

      Eliminar
    2. A mi destrozan los nervios con ese zumbido. Gracias por pasar por aquí.Besos ,Sandra.

      Eliminar
  7. ¡Caramba! Me has engañado bien. Muy bueno. Y desde luego, me uno a tu cruzada

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, muy bueno, Amelia, me ha encantado. Me ha gustado mucho esta visión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te guste, besos Martika.

      Eliminar
  9. Genial, Amelia, la verdad no me esperaba ese final, un giro que me agarro desprevenido, jajajaja... del tiro ya los odio jajaja... Muy bueno, te felicito, tus escritos son excelente. Yo me decidí a participar esta vez. Un Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase, ya leeré el tuyo que seguro me gustará como todo lo que escribes.Un abrazo.

      Eliminar
  10. Jajajaj qué bueno!!! Yo creo que todos los odiamos! Muy buen relato, no me.imaginaba que tendria este final.
    Nos leemos y seguiremos participando el.mes.que.viene Amelia. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Kary , el mes que viene ya veremos que se nos ocurre, Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----